Foto: Elsa Tenca-Mariani.
-Desde un andén del Metro de Santiago de Chile...

domingo, 20 de noviembre de 2016

LA FRONTERA COMO ESPACIO SOCIAL


La frontera como espacio social y de política es una forma difícil de catalogar. Los países colindantes o que le acometen pueden variar, por supuesto, pero es la drástica linealidad divisoria y sus performación lo que arroja luz sobre sus complejas configuraciones. Si pensamos estrictamente en México, el borderline norteamericano es el primer acontecimiento de esta naturaleza que llega a nuestra mente; no para verle desde una perspectiva académica, sino una suerte de interrogación sobre nuestro propio papel y que pone al mexicano como uno de sus protagonistas más relevantes. Es decir, se acompaña críticamente a la frontera como esa inauguración de espacio –inauguración política si leemos a lo Hannah Arendt– y el laberinto de acciones que esto suscita en tanto resistencias, desobediencias, violencias, inseguridades y demás narrativas que son clara muestra de la participación ciudadana, cultural y de distribución. El migrante, el narco y el civil victimizado como personajes clave en el relato, claro está.












Más allá de ser una línea temible –y no por esto le restamos peligrosidad o miedo a su imposición–, la frontera entre EUA y México nunca se ha presentado sólo como una forma de aparición para leyes o actos discriminatorios, sino también como acción de emplazamiento. De riesgo y necesidad. De primer paso para una génesis y un éxodo. El 'border' es una transformación del espacio que ha dictado dinámicas, formas de reunión, exclusión, transacciones, cuerpos y decisiones. Tanto para quien se queda como para quien se va.
--FUENTE:"CULTURA COLECTIVA"-MÉXICO.(fragm.)
*enlace: http://culturacolectiva.com/7-artistas-que-nos-muestran-el-dolor-de-una-frontera-y-la-discriminacion/

De: Eduardo Limón -noviembre 17, 2016


@eduardocitronne

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada